Profesión: Bombero de Colombia

La historia de la actividad bomberíl de Colombia dará un vuelco a la hora de atender cualquier tipo emergencia. Serán cosas del pasado los episodios inverosímiles como el cuerpo de bomberos de Tadó (Chocó), donde existen bomberos pero no mangueras para sofocar incendios; en Cumbal (Nariño), donde los miembros del cuerpo de bomberos debieron aportar de sus recursos para mantener la estación, o en Chocontá (Cundinamarca) cuya máquina de bomberos es un vehículo particular que en lugar de sirena tiene los gritos de los rescatistas.

Con el fin de superar estos vacíos y falencias de tipo estructural, el Sistema Nacional de Bomberos contará a partir de hoy con unos recursos anuales de 50 mil millones de pesos, gracias a la nueva Ley General de Bomberos de Colombia, sancionada por el Presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón.

Esta iniciativa, que hoy es Ley de la República, fue presentada por el Ministerio del Interior con el fin de garantizar e incrementar el presupuesto para el funcionamiento de los cuerpos de oficiales, voluntarios y privados de todo el país.

Una Ley pedida a gritos

Hasta este momento el cuerpo bomberíl de Colombia carecía de una estructura y una institucionalidad sólida y articulada. Esta Ley es una valiosa herramienta que actualiza el marco normativo existente (Ley 322 de 1996), en respuesta a las necesidades del país en materia de gestión integral del riesgo contra incendio, los preparativos y atención de rescates en todas sus modalidades y la atención de incidentes con materiales peligrosos.

Los bomberos han servido a Colombia y han pasado varias generaciones, más de 16 años, esperando con ansias este proyecto que reestructura todo el marco estratégico de los bomberos del país a la hora de atender cualquier tipo de emergencias.

Una profesión de corazón

El capitán Germán Andrés Miranda, coordinador General del Sistema Nacional de Bomberos, celebró la sanción de esta importante norma al señalar que de ahora en adelante ser Bombero también hace parte de una profesión y no de una labor como lo fue por muchos años. Esto será posible mediante la creación de la Escuela Nacional de Bomberos.

“Es la primera vez que se reivindica esta labor, se acepta como una función pública, y se fijan políticas claras para la profesionalización de los bomberos y obviamente las estructuras nacional, regional y local que estaban tan decaídas”, asegura el Capitán Miranda.

Lo que pretende la Ley es que los cuerpos de bomberos funcionen como un solo sistema, donde cada área cumpla su respectiva función, pero siempre interconectados para solventar las necesidades y requerimientos que tenga el país en determinado momento.

Serán más de 22 mil integrantes del cuerpo de bomberos los receptores de esta norma (entre hombres y mujeres), que estructura los tres niveles de bomberismo en Colombia, siendo el 90 por ciento bomberos voluntarios.

“Los bomberos aeronáuticos están a cargo de los aeropuertos en Colombia, los bomberos oficiales tendrán una reforma directa a la carrera administrativa. Por primera vez se reconoce que en el concurso de la Función Pública van a estar los cargos estructurados, van a tener un crecimiento intelectual y se van a reglamentar”, dijo el oficial

Ese es el primer grupo en beneficiarse con esta Ley. Las nuevas generaciones que quieran ser parte del cuerpo de bomberos, van a acceder a capacitaciones para profesionalizar su labor, tendrán la facilidad para adquirir equipos y poder entregar de alguna manera un mejor servicio a la comunidad.

La nueva norma contiene puntos importantes como el fortalecimiento del cuerpo de bomberos, con una mayor cobertura a nivel nacional, con la creación de un sistema que incluya a bomberos oficiales, voluntarios e integre los bomberos aeronáuticos.

También se entrega a los bomberos la responsabilidad de la atención de incidentes con materiales peligrosos, incendios, explosiones y calamidades conexas, que no tenían  bajo su cargo con la antigua Ley.

Más beneficios, más recursos

Los recursos de financiación para el cuerpo de bomberos están garantizados y provendrán, en su mayoría, del presupuesto nacional y en un 2 por ciento de las pólizas de compañías aseguradoras. Se prevé la creación del Fondo Nacional de Bomberos que se encargará de recolectar recursos para desarrollar proyectos en favor de los cuerpos de bomberos de las diferentes zonas del país, estos pueden ser de índole educativa o de modernización del equipo necesario para el buen funcionamiento y prestación del servicio.

Para el viceministro del Interior para las Relaciones Políticas, Juan Camilo Restrepo, esta Ley ha sido muy esperada por todo el pueblo colombiano ya que se estipula, por primera vez en la historia, una verdadera política que define la labor bomberíl.

“Se crea una política. Nace la Unidad Administrativa que quedaría adscrita al Ministerio del Interior, eso significa que de ahora en adelante van a tener recursos propios. Por primera vez tendrán todo lo que es una Junta Nacional y Juntas Departamentales de los bomberos”, señaló el viceministro.

Aunque esta norma llegó en buen momento a nuestro país, el viceministro Restrepo destacó que “estábamos en mora” de tener una ley que brindará mayores garantías para los bomberos como para el ciudadano de a pie que es el principal beneficiado a la hora de atender sus emergencias.

“Otorgarle recursos a todo el sistema de bomberos  acaba con esa concepción que teníamos y es que los cuerpos de bomberos en los municipios o en las grandes poblaciones subsistían con una figura que es muy válida, y que es entendible, que es la famosa rifa. Yo creo que con esto lo que estamos es garantizando y dignificando esa función tan importante bomberíl en Colombia”, agregó Restrepo.

Además de esto, la Ley General de Bomberos de Colombia se vincula a la recién sancionada Ley del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres con el fin de establecer una estrategia nacional para para la reacción y atención de emergencias.

“La Unidad Nacional de Gestión de Riesgo se va a beneficiar en el sentido que vamos a contar con una institucionalidad mucho más organizada, con un esquema de operación muy claro, con unos protocolos definidos de manera profesional y técnica para el esquema de lo que es la prevención y atención de desastres. La Unidad se va a fortalecer porque vamos a tener un sistema de bomberos más robusto, más fuerte mejor financiado y más profesionalizado”, afirmó el director de Gestión de Riesgo, Carlos Iván Márquez.

El funcionario señaló que el Gobierno Nacional “quiere dejarle al país un Sistema de gestión de Riesgo muy fortalecido, que sirva para el presente y el futuro. Bajo ese esquema global está la Ley de Bomberos”.

Por último, el capitán Miranda agradeció al Gobierno Nacional por apoyar la magnífica labor de ser bombero y de brindarle mayores herramientas para atender con rapidez las emergencias presentadas en cualquier rincón del país.

“Estamos muy agradecidos con el Presidente de la República, Juan Manuel Santos, el Ministro del Interior y todo su grupo de trabajo. El Ministerio del Interior estuvo cerca a los bomberos, diagnosticó las debilidades y qué bueno que sea en este Gobierno que se reestructure la fuerza. Agradecemos al Congreso de la República por la agilidad, el dinamismo y la deferencia que ha tenido con nosotros como grupo de socorro”.

Por: Lorena Agudelo
Periodista Oficina de Prensa
Ministerio del Interior

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Banner
Audio en Vivo
Banner
Banner
Banner

Comentarios Recientes